jueves, 27 de noviembre de 2008

EL TELÉFONO 2

Hoy me has llamado pero no he querido hablar contigo. He dejado que el teléfono sonara y veo que tu paciencia era infinita. Volverás a pensar que tu hermano está disfrutando de la vida, habrá ido al cine o al teatro, habrá cenado fuera, habrá tomado una copa con alguno de sus muchos amigos e incluso habrá ligado y habrá hecho el amor o follado, lo conveniente al caso.
Ha sonado tantas veces que el ritmo de mis latidos se aceleraron y llevaron lágrimas a mis ojos. Decepción al otro lado de la línea por no encontrar a ese hermano que se permite esa vida casi de estudiante. Soledad a este lado donde no puedo decirte nada y no quiero ni que te asomes a las ventanas oscuras que mi alma abre cada día, cada mañana, cada tarde, esperando tal y como lo hacen las plantas carnívoras a sus sabrosas e incautas presas.


6 comentarios:

Nacho Hevia dijo...

esa vida escondida, disfrazada de aparentes quehaceres, vestida de complicidad para el engaño de quien se acerque... esa vida que ocultas y que ocultamos... como monjes guerreros... y no es cobardía no levantar el auricular del teléfono... es cuidar y vigilar que nuestras sombras no cubran a los demás...

por casa tengo una lámpara ;)

Lúa dijo...

...hola, a veces es bueno contar con alguien...bicos.

Stultifer dijo...

Pue smira, si te llaman HAZ EL FAVOR DE COGER EL TELEFONO.

raangul dijo...

aunque sea duro.. pienso que tendrías que contarloserlo. Piensa en como te sentirías si una persona a la que quieres no ha contado contigo en un mal momento...

Sero dijo...

es una cosa de familia. parecemos una mafia. no nos contamos nunca las enfermedades y luego nos pillamos unos rebotes...

BRILLI-BRILLI dijo...

Yo tengo el telefono apagado,no quiero oir la llamada,uuufff,que mal lo paso.