lunes, 15 de junio de 2009

hola, soy yo



hola soy yo, tu otro yo.
no he venido para quedarme sino para recordarte que sigo aquí, escondido, descansando para de nuevo aparecer y destruirte poco a poco, para devorar lo que construyas, para ejecutar todas las acciones que ni tu corazón ni tu cabeza te permiten.
sigo aquí en la víscera y tengo el poder de recorrer todo tu cuerpo de orificio a orificio haciéndote sangrar por cualquiera de ellos

8 comentarios:

Pio Valera dijo...

Que miedo da lo que escribes¡¡

Stultifer dijo...

Bonita tienda de cosméticos.

Mar dijo...

joooooooo, no digas esas cosas que me asustas cooones.

Besitosssssssssssss

carlota. dijo...

Quien es ese que hace sangrar por cualquier orificio ???grggr.

Besotes niño.

Pueblerino Cool dijo...

Hay que luchar contra ese otro yo. Qué coño, hay que vivir y no escucharlo, que le jodan a ese otro yo.

Un besote!

Sufur dijo...

Me has hecho recordar lo terriblemente cobarde que soy. Duele, pero está bien mirarse en el espejo de vez en cuando.

Sero dijo...

a veces son solo fantasmas que vienen a la cabeza por una asociación de ideas. es como el exorcista pero de bolsillo.
otras es simplemente claridad en lo que acontece.
miguel hernández (que ni por asomo me compararía con él) usa el recurso de la sangre muy a menudo para hablar de los impulsos más primarios, los más vivos. yo no hago más que intentar hacer algo que medio llegue a la suela de su zapato.

mistercloset dijo...

No eres el único que convive con otro yo. Echarlo es difícil, sí, pero mantenerlo a raya es posible. Besos y mucha fuerza, tío.